Fugas y atascos: claves y buenas prácticas para cuidar en casa tuberías y desagües

Tuberías de un piso

No se ven pero son parte fundamental del estado de nuestra vivienda. Tuberías y desagües sufren si nos descuidamos ya no en su uso sino también en su mantenimiento. Prácticas habituales como tirar restos de alimentos, aceite y grasas por el fregadero, arrojar desperdicios o una abundante cantidad de papel por el inodoro, tienen consecuencias en el entramado de las tuberías y eso se transforma finalmente en un gasto.

Humedades y filtraciones hacen la reparación aún más costosa.Un deficiente uso de la instalación y la falta de mantenimiento son las principales causas de averías de fontanería en los hogares. Según la empresa Reparalia, ello puede generar un gasto aproximado de 178 euros.

A este coste se suma la posibilidad de que se generen humedades, filtraciones y otro tipo de complicaciones que hacen más costosa la reparación. Tuberías, desagües y canalización son las zonas más propensas de sufrir roturas, fugas y otros daños, que podrían evitarse con una revisión periódica.

Los problemas más comunes de fontanería son las fugas de agua y los atascos. Reparalia apunta unos conseja básicos para evitar que ocurran.

Fugas de agua

Cerrar las llaves del agua y comprobar si sigue saliendo de los grifos. En este caso, debemos llamar al fontanero para que repare la fuga. Sin embargo, asegúrate siempre de saber dónde está la llave de paso para poder cerrarla en una emergencia.

Si se escucha constantemente una gota que cae, es recomendable averiguar de dónde procede para que pueda ser reparada la posible fuga.

Es bueno dejar cerrados todos los grifos y observar el contador del agua. Si la rueda del contador se mueve, significa que tenemos una fuga interna en la instalación. En caso contrario, no existe peligro de filtración.

Atascos

Deficiencias en la instalación de fontanería: una de las causas más comunes de los atascos en las arquetas o tuberías son las instalaciones incorrectas, como por ejemplo: poca pendiente en las tuberías: la pendiente debe ser como mínimo de un 2%, instalaciones con menor sección de la recomendada o derivaciones de la instalación mal hechas.

Restos de jabón de lavadoras y lavavajillas: los detergentes que se utilizan en lavadoras y lavavajillas producen una espuma que va provocando sedimentaciones que produce el taponamiento de tuberías y el atasco.

Instalaciones deterioradas por el paso del tiempo: con los años, las tuberías y las arquetas ganan adherencia en sus superficies, lo que provoca retenciones porque el agua no discurre con la misma facilidad y puede producir atrancos y filtraciones.

Mejor prevenir

El mantenimiento es clave para evitar cualquier avería o imprevisto en nuestro hogar. A modo de resumen, estas son algunas claves, buenas prácticas y costumbres para evitar los atascos y obstrucciones en los hogares:

Verter la grasa en recipientes y llevarla a un punto limpio

Verter una olla de agua hirviendo por la tubería una vez por semana, para fundir la grasa acumulada.

Verter periódicamente media taza de levadura química y media de vinagre blanco: si las tuberías se obstruyen con frecuencia, tapar el desagüe y dejar que la mezcla se asiente durante unos minutos.

No tirar nunca papeles no degradables al inodoro: el exceso de papel puede obstruir la taza e incluso el drenaje entero.

No arrojar nunca sustancias químicas como pintura o disolventes por las tuberías, ni verter cera caliente u otras sustancias similares.

vía : 20minutos.es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s