¿Y tú? ¿Eres Lego o eres Playmobil?

Os presentamos un artículo muy entretenido de René Dechamps, en el que comenta una teoría suya. Según vayáis leyendo muchos os podréis sentir identificados de un lado o del otro. Nosotros somo más de LEGO, ¿cómo te identificas tú?

“¡España necesita más emprendedores Lego que creen empresas y mas Playmobil que gestionen las empresas en medio de esta crisis!”

René Dechamps

Hace siete años se me ocurrió una teoría que os voy a contar en este post. Al principio no le di importancia, pero desde entonces, cuando la cuento, se quedan con ella y hay quienes la han adoptado.

La teoría Lego vs. Playmobil la formulé hablando de empresarios, pero con el tiempo me he dado cuenta que puede aplicarse igualmente a directivos y empleados.

La teoría dice que existen dos tipos de emprendedores o empresarios, el Lego y el Playmobil. El emprendedor Lego es un constructor y el emprendedor Playmobil es un gestor.

El empresario Lego

El empresario Lego es un creador nato. Lo que le gusta es construir cosas nuevas y el día a día de su gestión deja de interesarle y merma su eficacia.

En esta categoría de personas tenemos, por ejemplo, el emprendedor que es muy bueno en la fase ‘start-up’ de las empresas, pero que a los X años necesita cambiar de aires porque termina aburriéndose con la empresa que ha creado.

Es como los niños que se divierten construyendo cosas con Lego: lo que quieren es construir, no jugar después con sus construcciones. Los niños Lego, una vez que han construido una casa, no van a divertirse jugando a la familia sino que van a dejar la casa en un estante y van a construir otras cosas hasta el día que necesiten una de las piezas de la casa. Entonces la destruyen sin contemplaciones. Por cierto, no le pidas a ese niño que vuelva a construir la misma casa porque hará otra.

El empresario Playmobil

El empresario Playmobil es un perfecto gestor. Si le planteas crear una empresa desde cero es posible que se ponga lívido y no sepa por dónde empezar. Sin embargo, es un perfecto profesional para retomar la empresa que creó el empresario Lego, optimizarla y hacerla crecer y crecer o trabajar junto con el empresario Lego complementándose mutuamente.

Es como los niños que prefieren jugar con Playmobil. No le interesa tanto el montaje (no suele ser complicado), como jugar después llevando el coche de bomberos de aquí para allá simulando la sirena, sacando de la manguera un chorro a presión inexistente o metiendo el coche en la gasolinera para llenar el depósito, pagar con una tarjeta imaginaria y salir de excursión por la autopista del pasillo.

Un ejemplo de negocio perfecto para el arquetipo del empresario Playmobil es la franquicia. Toda la parte ‘creativa’ del negocio viene dada y ‘tan sólo’ hay que gestionar el negocio. También existen CEOs que son Playmobil y que gestionan grandes empresas.

Lego vs. Playmobil

Como todo en la vida, no existen blancos y negros sino tonalidades de grises. Con esto quiero decir que no se es exclusivamente Lego o exclusivamente Playmobil. He conocido personas que eran más bien Lego y personas que eran más bien Playmobil. Sin embargo, rara vez me he encontrado con emprendedores tan buenos en la creación de empresas como en su gestión aunque existan. En cualquier sociedad y empresa ambos son igualmente necesarios.

 Y España, ¿es Lego o es Playmobil?

 Se diría que en España, hasta ahora, se ha valorado más la carrera de funcionario, es decir, ser gestor público, o trabajar en una gran empresa, si es posible multinacional, por encima de crear empresas, lo que podría interpretarse como una abundancia de Playmobil y una carencia de Lego, tal como lo corrobora la noticia del 28 de febrero de este año en la que se afirma que el 74% de los universitarios andaluces quieren ser funcionarios.

LEspaña es Lego o Playmobil?Sin embargo, las cosas están cambiando de tal forma que el país va a necesitar gente emprendedora que se auto emplee y cree puestos de trabajo, es decir, tantos emprendedores Lego como emprendedores Playmobil.

La crisis actual, los más de 5 millones de parados, una administración mastodóntica insostenible, son realidades que están dejando obsoletos los paradigmas que han existido en España hasta ahora. Hoy España necesita nuevas ideas para aprovechar la presente coyuntura y dar salida a los Lego y los Playmobil que anidan en los españoles aunque no lo hayan sabido hasta hoy.

El sistema económico fomentado por la organización político-administrativa de España y, en consecuencia, la cultura que esa administración imparte y fomenta a través de la educación, etc., es la causa de que muchas persona ignoren que son Lego, viéndose forzados por la situación a trabajar a su pesar como Playmobil, quitándoles el puesto a los Playmobil mucho más adecuados para la gestión.

Quizás un día descubramos que una región como Extremadura, que siempre sale a la cola de las estadísticas económicas, es tierra de emprendedores Lego. A fin de cuentas, Extremadura ha sido tierra de conquistadores; Hernán Cortés, Pizarro, Hernando de Soto y una larga lista de hombres extremeños se enfrentaron a lo desconocido y se descubrieron a sí mismos y al mundo como magníficos Lego.

Hay muchos Legos españoles asfixiados por la inercia de siglos de corrupción, desde el Siglo de Oro español, que lo fue exclusivamente por su riqueza literaria, artística y cultural, en medio de un paisaje de decadencia económica. El periodo de dictadura paternalista franquista no ayudó en nada a cambiar las mentalidades. Luego con la democracia tuvimos periodos de alto crecimiento como los años de la burbuja inmobiliaria en la que no se reconocía el esfuerzo y el trabajo, sino que se ponía como ejemplo personas que daban pelotazos (sin mencionar a los jóvenes de 16 años que dejaban sus estudios ya que trabajando un par de años en la construcción podían comprarse un mercedes). La llamada cultura del pelotazo ha hecho mucho daño a España y ha llegado la hora de cambiar los valores de su sociedad.

Es en este momento crucial de España, se necesitan medios, ideas, espíritu creativo Lego y espíritu gestor Playmobil, porque a pesar de la crisis existen sectores en pleno auge que necesitan desesperadamente recursos humanos y materiales para desarrollarse.

La solución de la crisis española pasa por fomentar la iniciativa privada, sobre todo cuando existen más de 5 millones de parados que deberán despertar al Lego y al Playmobil que llevan dentro, auto emplearse y crear puestos de trabajo.

No soy partidario de los poderes públicos omnipresentes en nuestra sociedad. Sin embargo, dada la gravedad de la crisis y el altísimo número de españoles sin trabajo, creo que el Gobierno de España, que tiene una cómoda mayoría en el Parlamento, está moralmente obligado a crear las bases de un futuro mejor para todos invirtiendo más en educación, quitando trabas y ofreciendo medidas concretas para la creación de autoempleo y pequeñas Pymes que creen puestos de trabajo (al parecer hay un comienzo con la famosa ‘ley del emprendedor’), y fomentando la investigación en vez de recortar los presupuestos de los investigadores; no tiene sentido ahorrar a costa de empobrecer la calidad y competitividad de la producción española y la que pudieran crear generaciones futuras de españoles.

Ello no implica forzosamente grandes gastos sino gestionar mejor los presupuestos, llevar a cabo acciones inteligentes y bien diseñadas. ¡También necesitamos políticos Lego que pongan en marcha salidas coherentes y eficaces! No solo políticos Lego dedicados a ‘construir partido’ y políticos Playmobil dedicados a gestionar empresas públicas que merman los escasos recursos españoles y socavan las posibilidades de los empresarios Lego y Playmobil que están deseando trabajar y sacar el país adelante.

¡España necesita más emprendedores Lego que creen empresas y mas Playmobil que gestionen las empresas en medio de esta crisis!

 Yo soy mayoritariamente Lego

 Esta teoría surgió porque fui un niño fanático de Lego; sólo quería que me regalaran Lego y cuidado con el que se atreviera a regalarme un Playmobil. A mi lo que me gustaba era construir cosas, no jugar con ellas una vez que las había montado. Hoy sigo haciendo construcciones de Lego y nuestras oficinas se están volviendo una juguetería.

De niño mi espacio de juegos estaba ocupado por construcciones y piezas de Lego. Las construcciones no me duraban mucho; siempre quería construir cosas nuevas. Y no guardaba los folletos de instrucciones; una vez que había montado algo, sabía que no volvería a montarlo de la misma manera.

Más adelante en mi vida, cuando descubrí en la Universidad de Lovaina qué era la economía y que lo que realmente tenía era sangre de emprendedor, me di cuenta que necesitaba crear nuevas cosas, que la rutina me aburría y desmotivaba a la larga.

Mind Your Group = ADN Lego

A finales del año pasado, lanzamos la idea de crear una empresa con Aurélie y GemmaMind Your Group. Se trata de un conjunto de servicios hyperespecializados liderados por profesionales de primer nivel que colaboran en función de los proyectos e intereses que, como las piezas de Lego, se pueden combinar de cientos de maneras diferentes para obtener los resultados deseados.

Sabía que tenía que crear algo más que una empresa de Analítica, ya que, como se dice comúnmente en inglés, “Been there, done that” (Ya he estado allí, ya lo he hecho). Así fue como nació la idea de crear Mind Your Group, un grupo de servicios de nicho. Con la estructura adecuada, garantizaba que no iba a aburrirme; podía lanzar nuevas ideas y pasar de una servicio del grupo a otro para aportar mi granito de arena y mantener el espíritu creativo y constructor. Y en esto estoy ocupado actualmente, construyendo e implementando ideas y aunque los tiempos son difíciles tengo que reconocer que me lo estoy pasando estupendamente.

¿Y tú? ¿Eres Lego o eres Playmobil?

 ¿Qué tipo de profesional eres? ¿Lego o Playmobil? Me encantaría que compartieras tus opiniones en los comentarios y que afináramos todos juntos esta teoría.

Mientras tanto, disfruta, y si eras un entusiasta de Lego de niño y quieres comprobar si el niño que fuiste sigue existiendo, te aconsejo Lego para adultos (el R2D2 es una pasada). Cuando monto Legos, me lo paso como si fuera de nuevo un niño

Artículo Original René Dechamps Otamendi

Vía http://rene.mindyourgroup.com

Un pensamiento en “¿Y tú? ¿Eres Lego o eres Playmobil?

  1. Pingback: 15 programas infantiles que nos han convertido en quienes somos | vecinolisto.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s