Cómo ahorrar en el precio de tu nueva casa… si eres capaz de asumir el riesgo

Actualmente hay cerca de 3,2 millones de viviendas vacías en España. Si tenemos en cuenta que cada año se venden en nuestro país aproximadamente 200.000 casas, esto significa que aunque no se pusiera un solo ladrillo más tendríamos stock de viviendas para los próximos 14 años.

Sin embargo, a pesar de la crisis económica, la caída de los precios y la dificultad para acceder a una hipoteca, los promotores siguen construyendo viviendas, y no es tan mala idea como pudiera parecer: la compra sobre plano es una buena opción para quienes tienen un presupuesto ajustado.

Esta modalidad de compra es bastante particular. Adquirir una vivienda ‘sobre plano’, es decir, que no haya comenzado a construirse, suele ser más barata, pero implica ciertos riesgos. Cuando visites tu ‘casa’ no verás más que un proyecto. El promotor te enseñará planos, maquetas y, si tienes suerte, los cimientos de tu futuro hogar.

Ventajas

La mayor, sin duda, el ahorro. Una vez construidas y con el entorno urbanizado, las casas se aprecian hasta un 40%. Es decir, además de más barata, una casa sobre plano es una inversión rentable, al menos sobre el papel.

También ofrece la posibilidad de adaptar la vivienda a tus necesidades de forma más fácil y económica que cuando la casa esté terminada, si negocias desde el principio con el promotor los cambios en los espacios, los acabados o las calidades de los materiales.

Si una vez entregada la vivienda encuentras desperfectos, puedes reclamar su reparación dentro del plazo de un año desde la entrega para defectos de acabado, y 3 años para defectos que afecten a la habitabilidad, como las dichosas humedades.

Desventajas

El riesgo de comprar una casa ‘sobre plano’ es importante. Básicamente, que no vemos lo que compramos. En pocas palabras, es poco más que un dibujo. Además, para que se inicia la construcción de nuestro hogar necesitaremos adelantar una importante cantidad de dinero.

Por eso es conveniente elegir un promotor que sea de ‘confianza’, que tenga una solvencia contrastada por anteriores promociones realizadas o que sea una gran compañía del sector. Aunque ni siquiera así la construcción está garantizada: algunas cooperativas o promotoras inmobiliarias acaban quebrando antes de levantar la obra haciendo perder los adelantos a los cooperativistas.

Normalmente, el promotor tiene la obligación de asegurar estas cantidades adelantadas mediante seguro o aval bancario. En el caso de que finalmente no se construya la aseguradora debería abonar las cantidades entregadas más un pequeño interés.

Fuente: es.finance.yahoo.es

2 pensamientos en “Cómo ahorrar en el precio de tu nueva casa… si eres capaz de asumir el riesgo

  1. Pingback: ¿Y tú? ¿Eres Lego o eres Playmobil? | vecinolisto.com

  2. Pingback: Los cinco nanomateriales que pueden cambiar el mundo | vecinolisto.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s